CRÓNICAS SOBRE EL CONGRESO PARA LA MISIÓN DE LA ORDEN – SEGUNDA PARTE

CONGRESOS PARA LA MISIÓN

 Desde el siglo pasado las personas se reúnen con quienes tienen afinidades que nacen de las creencias, actividades, ciencia, arte, etc, en congresos, foros y encuentros diversos. La Orden de Predicadores no es la excepción y conocemos espacios en donde las diferentes ramas en particular, o la familia de una determinada región, participan de ellos, en donde se conjuga la celebración, la reflexión y la adopción de decisiones que marcarán el futuro.

En esta instancia nos referiremos a los Congresos sobre la Misión de la Orden de Predicadores, con datos obtenidos de fuentes instrumentales inobjetables: un artículo de Fray Betto publicado en una Revista de CIDAL –año 1992 n° 24- y de la Convocatoria al celebrado recientemente en Roma.

Fray Betto menciona tres Congresos, que se realizaron en los años 1973, 1982 y 1991, de los cuales haremos una breve referencia. El primero, celebrado en Madrid en el Convento de Alcobendas, tuvo por tema “Anunciar el Evangelio a todos los Pueblos”, y participaron frailes y religiosas. Alguien lo calificó como “el Vaticano II de la Orden”.

El segundo giró alrededor del tema “Predicar la Buena Nueva de Jesucristo a los Pobres del Tercer Mundo”, se reunió en el mismo lugar, y trabajó cuatro ejes: La Palabra en el mundo actual, la Buena Noticia en el Tercer Mundo, Las Prioridades de la Orden y la Colaboración en la Familia Dominicana. Recordemos que las cuatro Prioridades habían sido enunciadas en el Capítulo General de Quezon City, Filipinas, año 1977 y que el Documento de Bolonia del año 1983 está referido a la Familia Dominicana.

El tercero se celebró en Agua Viva, México y se enfocó en “La Misión en Asia, África y América Latina”. Los temas estuvieron concatenados en un eje común, el Mundo Emergente, y las conclusiones se redactaron desde el ver, juzgar y obrar.

En el Capítulo de Trogir de 2013 se concibió la idea de un nuevo Congreso Para la Misión, broche final en la celebración del Jubileo de los 800 Años de Aprobación de la Orden. El tema: “Enviados a Predicar el Evangelio”. Se proyectó realizarlo en Roma, en la Pontificia Universidad Santo Tomás de Auino –conocida como el “Angelicum”, del 17 al 21 de enero de 2.017.

Los objetivos del Congreso se resumieron así:

  • Promover la sensibilización y comprensión en campos y contextos de Misión;
  • Animar y promover la cooperación mutua entre entidades y regiones;
  • Incentivar la creación de redes de colaboración en el apostolado;
  • Identificar las presencias y formas de apostolado que necesitan ser reforzadas;
  • Proponer valores y directrices comunes a la misión de la Orden para profundizar el aporte en la misión de evangelización de la Iglesia.

Del Congreso participaron más de 600 miembros de todas las ramas de la Familia Dominicana, y poniéndolo en imagen diría que fue un tapiz de múltiples colores y matices, en perfecta armonía.

La propuesta es comentar esa policromía en sucesivas notas.

María Teresa Tenti de Volta, OP –Teresita-.

Share Button

2 comments

  1. This Congress gave me insight to the Kingdom of God where the tapestry was being woven. The images left on my memory is one of People of God-likeness. At the closing I felt the Congress could have ended with a renewal of promises and commitment like the bishops making the instruction of being sent a response to it.
    The highlight for me was the pontifical Mass. It was at the moment the Master gave the out comes of the Congress to Pope Francis that I really felt the movement into the future of the Order of Preachers. A grave responsibility rest on those who attended. Even if it was out of curiosity. Our Lady will certainly be pleased with this Congress. The proof is now in implementation as old habits die hard and many of us find it difficult to let go and let God
    Peace and goodwill to the people of the Americas and the Caribbean.
    Gale Mohammed-Oxley O.P

    1. Thank you Sister, for your comments and recent email. We look forward to keeping in touch with you.
      God bless,
      Héctor L. Márquez, O.P.

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *