DESDE URUGUAY: ECOS DEL CONGRESO PARA LA MISIÓN DE LA ORDEN

Mi esposa Adriana y yo participamos del Congreso Internacional para la Misión de la Orden colaborando como facilitadores en dos talleres.

Íbamos con expectativas centradas en nuestro papel allí pero la experiencia nos desbordó por su riqueza y es difícil ordenar estos dones. La referencia desde la que se puede orientar es la fraternidad con hermanos con la vocación específica de dominicos. Sentirnos recibidos y hermanos con todos, desde el Maestro de la Orden con quien nos cruzábamos en la entrada, corredores  de la Universidad y sala de conferencias, así como con obispos, frailes, hermanas y otros laicos.

Esa misma fraternidad se vivió también en el diálogo en los talleres donde se escuchaba y compartían las experiencias de misión de cada uno.

Esta comunión también se vivía en oración. Una oración que se abrió en lo familiar en la preparación del viaje, y en el mismo Congreso desde las eucaristías y las laudes cuyo espíritu se extendía durante toda la jornada, hasta las peregrinaciones y el cierre con el Papa.

Y una comunión que se vivió con el testimonio de misión y la reflexión de hermanos y hermanas en sus conferencias, algunas conmovedoras.

Esta fraternidad, oración, testimonios y reflexiones fueron calando en nuestra vocación que se veía verificada día a día, en el envío misionero y al volver a nuestro país.

Los ecos del Congreso siguen. Resuena en mí la cita de Santo Domingo varias veces mencionada “Hablando a Dios de los hombres y a los hombres de Dios”, así como el mirar ahora “las realidades de siempre” con ojos renovados y meditar sobre ellas con mente más abierta.

Fue, en definitiva, una experiencia transformadora en lo personal y familiar, que no nos cansaremos de agradecer a Dios, y a las personas concretas que nos permitieron por sus gracias y dones, y que nos dejó la expectativa acerca de cómo todo esto calará en la Orden en general.

Paulo Olascoaga y Adriana Porteiro, laicos dominicos de Uruguay

Share Button

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *