La Navidad se está acercando: segundo mensaje del Promotor General

[English text] [Texte français] La Navidad se está acercando, el Adviento ya ha comenzado con este llamado a preparar los caminos del Señor según la predicación de Juan el Bautista, la figura más importante de este tiempo litúrgico.

En este segundo texto quisiera compartir algunas reflexiones que me parecen importantes en este momento.

La primera reflexión es sobre el jubileo de la Orden. Veo que se han tomado iniciativas en todas partes y las más importantes como la Lectio Divina, el Congreso de Salamanca y la de la Misión de la Orden tienen una presencia efectiva de los laicos de la Orden que me alegra mucho. En el próximo Congreso sobre la Misión de la Orden, en enero, aquí en Roma, el 60% de los participantes serán laicos dominicanos de todos los continentes, sin excepción. Estoy muy contento, es una señal del dinamismo de los laicos en la Orden. Deseo que el Jubileo sea una oportunidad para que toda la Familia Dominicana descubra la importancia del laicado en la Orden.

La segunda cosa que quisiera compartir con ustedes es la importancia de dos eventos próximos: la Asamblea Europea de Laicos y la Asamblea Internacional de Laicos. Ambos se celebrarán en Fátima en octubre de 2017 y 2018 respectivamente. Animo la participación de … [continuar leyendo]

Share Button

IN-FORMATIVO NOVEMBRO 2016

benedicto-tweeter

FRATERNIDADE LEIGA DOMINICANA

in-formativo-nov-2016

Share Button

ORACIÓN A NUESTRA SEÑORA DEL ADVIENTO

ntra-sra-del-adviento

Ahora que estamos en el umbral del Adviento, queremos compartir con ustedes esta hermosa oración que llegó a nuestras manos hace muchos años…

A NUESTRA SEÑORA DEL ADVIENTO

Señora del Adviento, señora de los brazos vacíos,

señora de la preñez.

Cuánto deseamos que camines con nosotros.

Cuánto necesitamos de ti.

Mujer del pueblo que viajas presurosa y alegre a servir

a Isabel, a pesar de tu vientre pesado y fatigoso.

Entre las dos tejeréis esperanzas y sueños.

Señora del Adviento, señora de los brazos vacíos,

también nosotros estamos preñados de esperanzas y sueños.

Soñamos con que el canto de las aves no sea turbado.

Soñamos con nuestros niños sin temores,

durmiendo tranquilos al arrullo de un villancico.

Soñamos que nuestros viejos mueran

tranquilos y en paz murmurando una oración.

Soñamos con que algún día podremos volver a tener

sueños, utopías y esperanzas.

Señora del Adviento, visítanos como a tu prima.

Monta tu burrito y ven presurosa.

Nuestros corazones son pesebres

huecos y fríos donde hace falta que nazca tu hijo.

Ven, señora, a calentar nuestros corazones,

a seguir tejiendo esperanzas con

nosotros, como lo hiciste con Isabel.

Solo así, en medio de la noche iluminada,

podremos volver a soñar…

podremos gritar ¡es Navidad!

Héctor L. Márquez, OP

Share Button

¿Quién es San Alberto Magno?

Willy Rafael Rivero, O.P

(Nace en Lauingen, Baviera 1193 -Colonia  1280, Sacerdote, Obispo y Doctor de la Iglesia. Fue un destacado teólogo, geógrafo, filósofo yfigura representativa de la química, en general un polímata de la ciencia en la época medieval.
Alberto significa: «de buena familia» (Al = familia. Bert = buena).
Ya en su tiempo la gente lo llamaba «El Magno», el grande, el magnífico, por la sabiduría tan admirable que había logrado conseguir. Lo llamaban también «El Doctor Universal» porque sabía de todo: de ciencias religiosas, de ciencias naturales, de filosofía, etc.
La gente decía: «Sabe todo lo que se puede saber» y le daba el título de «milagro de la época», «maravilla de conocimientos» y otros más.Escribió 38 volúmenes, de todos los temas. Teología, filosofía, geografía, química, astronomía, entre otras cosas. Era una verdadera enciclopedia viviente.  Como dato curioso cabe destacar que fue el descubridor del cianuro.

La Santísima Virgen María lo alienta

Él mismo contaba que de joven le costaban los estudios y por eso una noche dispuso huir del colegio donde estudiaba. Pero al tratar de huir por una escalera colgada de una pared, en la parte de arriba, le pareció ver a Nuestra Señora la Virgen María que le dijo: «Alberto, ¿por qué en vez de huir del colegio, no me rezas a Mí que soy ‘Trono de la Sabiduría?’. Si me tienes fe y confianza, yo te daré una memoria prodigiosa. Y para que sepas que sí fui yo quien te la concedí, cuando ya te vayas a morir, olvidarás todo lo que sabías».
 Su vida académica
Estudió en la Universidad de Padua y profundizó en el conocimiento de la filosofía aristotélica,  también estudió en París,doctorándose en 1245. Enseñó en la Sorbona, el centro de estudios más famoso de la época y en algunas de las pocas Universidades que existían en ese momento en Europa.
El afán de conocer lo lleva a Dios
Estando en Padua se encontró con el más grande pescador de vocaciones, el beato Jordán de Sajonia, sucesor de Santo Domingo, y aunque el papá de Alberto se oponía a que su hijo se hiciera religioso, la personalidad de Jordán fue tan impresionante para él, que dejó todo su futuro de hacendado, político y hombre de mundo, y tomó el hábito de religioso  en 1229 con los Padres Dominicos.
Practica la virtud de la humildad
También desempeñó su trabajo en distintos conventos a lo largo de Alemania. Habiendo sido de familia muy rica y de alta posición social, recorrió Alemania predicando, y viajando de limosna y hospedándose donde le dieran posada como a un limosnero.
Su aporte a la ciencia de Dios
En Colonia, en París y en varias otras universidades fue profesor brillantísimo y de muchas naciones iban estudiantes a escuchar sus clases. Él tuvo el mérito de haber separado la teología de la filosofía, y de haber descubierto que el filósofo Aristóteles tiene un gran parecido con las ideas cristianas (lo cual perfeccionará luego su discípulo Santo Tomás). Escribió 38 volúmenes, de todos los temas. Teología, filosofía, geografía, química, astronomía, etc.
Maestro del más grande sabio de la Iglesia Católica
Tuvo el honor de haber sido el maestro de Santo Tomás de Aquino, y esto le aumentó su celebridad. El descubrió  y alentó el genio que había en el joven Tomás, quien después de convertiría en el más grande sabio de la Iglesia.
Su amor por el magisterio
Fue nombrado superior provincial de su comunidad de Dominicos. El Sumo Pontífice Urbano IV lo nombró Arzobispo de Ratisbona, pero a los dos años renunció a ese cargo para dedicarse a sus oficiospreferidos: escribir y enseñar .
La señal para el regreso a la casa del Padre
Al final de su vida, un día en un sermón se le olvidó todo lo que sabía, y dijo: «Es señal de que ya me voy a morir porque así me lo anunció la Virgen Santísima». Acto seguido se retiró de sus labores y se dedicó a orar y a prepararse para su muerte que se produciría a los pocos meses.
La repentina despedida
El 15 de noviembre de 1280, mientras charlaba tranquilamente con unos religiosos de su comunidad, quedó muerto plácidamente. Tenía 74 años. Dejaba fama de haber sido más sabio que todos los sabios de su tiempo. Todas las enseñanzas tenían por fin llevar el alma hacia Dios que es amor.
¿Qué reflexión nos deja San Alberto Magno?
Según Benedicto XVI, San Alberto Magno, como patrón de los estudiosos de ciencias naturales, «demuestra que no hay oposición entre fe y ciencia, y que estudiando las leyes de la materia se puede llegar, por analogía, al autor de la creación».
(Audiencia general 24 de marzo de 2010)
Share Button

English

Share Button