TERCERA CONVOCATORIA A CONGRESO COFALC 2017 Y NOTIFICACIÓN NUEVOS ESTATUTOS PROPUESTOS

Queridos hermanos y hermanas en santo Domingo:

 
Adjunto TERCERA CONVOCATORIA para el Congreso COFALC a celebrarse en el Convento Santo Domingo de Bogotá, Colombia, del 25 al 28 de septiembre de 2017, que se explica por sí misma. Acompañamos, además, copia de los Estatutos modificados a ser considerados para aprobación por la asamblea, y otra copia de la ficha de inscripción para el Congreso, con el ruego de que la remitan a vuelta de email a nuestra Secretaria a su dirección electrónica allí indicada.
 
Espero abrazarles en persona en Bogotá.
 
Fraternalmente en santo Domingo,
 
Sr. Héctor L. Márquez, O.P.
Laico Coordinador COFALC
Share Button

Fr. Carlos Alfonso Azpiroz Costa OP, nuevo Arzobispo en propiedad de Bahía Blanca, Argentina

Junto a la Dra. Bibiana Cano, O.P., tuvimos el privilegio de acompañar a fray Carlos, anterior Maestro general de la Orden, durante su consagración episcopal como Arzobispo coadjutor de Bahía Blanca.

El nuncio apostólico, monseñor Emil Paul Tscherrig, comunicó que el Sumo Pontífice Francisco aceptó la renuncia de monseñor Guillermo José Garlatti, arzobispo de Bahía Blanca, conforme a lo establecido por el canon 401,1 del Código de Derecho Canónico. Hoy, 12 de julio, monseñor Garlatti cumple 77 años.

Asimismo, el representante pontificio hizo saber que monseñor Carlos Alfonso Azpiroz Costa OP, porteño de 60 años, hasta el momento arzobispo coadjutor, será el sucesor de monseñor Garlatti como nuevo arzobispo de la arquidiócesis de Bahía Blanca.

Imposición de manos durante la consagración episcopal de fray Carlos Aspiroz, Costa, O.P., el 22 de diciembre de 2015.

Datos biográficos de Mons. Carlos Alfonso Azpiroz Costa OP 

Nació en la ciudad de Buenos Aires el 30 de octubre de 1956 en una familia de origen vasco, octavo de 14 hijos, 13 varones y una mujer. Su madre, Nélida Victoria Costa Colombo, fallecida en 1976, era ama de casa y se dedicó especialmente a criar a su numerosa prole. Su padre, Francisco Azpiroz Gil, fallecido en 1988, era Ingeniero Agrónomo. Su hermano menor, Fernando, es religioso de la Compañía de Jesús y reside en Taiwán.

Realizó sus estudios primarios y secundarios en el Colegio Champagnat de Buenos Aires, de los Hermanos Maristas (1963-1974). A los 18 años inició la carrera de Abogacía en la Facultad de Derecho de la Pontificia Universidad Católica Argentina Santa María de los Buenos Aires (UCA).

Ingresó en el noviciado de la Provincia Argentina de San Agustín de la Orden de Predicadores, el 1º de marzo de 1980. Emitió su primera profesión el 28 de febrero de 1981. Poco tiempo después aprobó el examen final de la última asignatura pendiente obteniendo el título de Abogado por la UCA.

Comenzó sus estudios de Filosofía en el Centro de Estudios Institucionales, convento Santo Domingo de Buenos Aires. El 10 de marzo de 1984 emitió la profesión solemne en dicho convento. Obtuvo el grado de Bachiller en Filosofía por la Universidad del Norte Santo Tomás de Aquino (UNSTA), universidad de la Provincia Dominicana Argentina. Comenzó sus estudios de Teología en el Centro de Estudios Institucionales (afiliado a la facultad de Teología de la UCA) obteniendo el grado de Bachiller en Teología.

Durante los años de estudiantado, fue profesor de Catequesis en el Colegio de las Hermanas Dominicas del Santísimo Rosario, e inició su carrera docente universitaria como auxiliar de las cátedras de Antropología Teológica, Teología Dogmática en la UCA en las facultades de Ciencias Económicas y de Derecho; también como asistente de Filosofía Social en la facultad de Filosofía de la UNSTA.

Pastoralmente trabajó acompañando a diversos grupos de jóvenes del Movimiento de Jornadas de Vida Cristiana en la arquidiócesis de Buenos Aires, y en actividades misioneras de la Provincia Argentina Dominicana en Valcheta (Río Negro), el Alto (Catamarca), Maipú (Mendoza) y en Puerto Viejo (Corrientes).

Recibió la ordenación diaconal de manos del Siervo de Dios cardenal Eduardo Francisco Pironio el 8 de agosto de 1986. Al año siguiente, en la vigilia de la solemnidad de la Asunción de la Virgen María, el cardenal Pironio lo ordenó sacerdote. Al poco tiempo el Capítulo Provincial lo designó Secretario de la Provincia Dominicana.

En septiembre de 1989 fue enviado a Roma para estudiar Derecho Canónico en el Angelicum, donde obtuvo el doctorado en Derecho Canónico en noviembre de 1992.

Viviendo en Roma fue elegido prior del Convento San Martín de Porres, de Mar del Plata, noviciado de la Provincia Argentina. Durante esos tres años desplegó también su actividad docente en la Universidad Fasta de Mar del Plata.

El Capítulo Provincial de 1995 lo eligió Secretario de Provincia y en noviembre de ese año prior del Convento Santo Domingo de Buenos Aires.

Su presencia en Buenos Aires volvió a vincularlo con el trabajo pastoral en el Movimiento de Jornadas de Vida Cristiana. Siguió acompañando la labor pastoral-misionera en Puerto Viejo (Corrientes) en el nordeste argentino. Desde 1993 a 1997 fue miembro del Equipo de Reflexión Teológica de la Conferencia Argentina de Religiosos.

A mediados de 1997 el Maestro General de la Orden, fray Timothy Radcliffe, lo nombró Procurador General de la Orden en Santa Sabina, Roma. Desde entonces fue profesor de «Derecho de la Vida Consagrada» en la Facultad de Derecho Canónico del Angelicum. Fue Rector de la basílica de Santa Sabina desde 1997 hasta fines de 2000.

El 14 de julio de 2001, participando como invitado-perito en el Capítulo General electivo que se llevaba a cabo en Rhode Island, Estados Unidos, fue elegido Maestro General de la Orden de Predicadores, convirtiéndose en el 85° sucesor de Santo Domingo de Guzmán y el primer clérigo no europeo en ocupar dicho puesto después de más de 300 años.

El 3 de noviembre de 2015 el papa Francisco lo eligió arzobispo coadjutor de Bahía Blanca.

El 22 de diciembre de 2015 recibió la ordenación episcopal de manos de monseñor Guillermo José Garlatti, arzobispo de Bahía Blanca, y actuaron como co-consagrantes, monseñor Armando José María Rossi OP, obispo de Concepción, y monseñor Luis Teodorico Stöckler, obispo emérito de Quilmes.

Su lema episcopal es: “Alégrense siempre en el Señor. Vuelvo a insistir, alégrense” (Flp 4,4)

Tomado de: http://www.aica.org/29298-el-papa-francisco-acepto-la-renuncia-de-monsenor-garlatti.html

Share Button

IN-FORMATIVO MAI/2017 – FRATERNIDADE LEIGA DOMINICANA

EDITORIAL: Na certeza de estarmos sob o manto protetor da Virgem Maria, desejamos-lhes BOA E PROVEITOSA LEITURA

IN- FORMATIVO MAI. 2017

Share Button

Fiesta de la Traslación de Santo Domingo de Guzmán 24-05-17

El Capitulo General de la Orden de 2016 se celebró en Bolonia, Italia. La foto oficial del Capítulo se tomó frente a la capilla que alberga el sarcófago de Nuestro Padre santo Domingo en la Basílica que lleva su nombre.

La Orden de Predicadores celebra el 24 de mayo la Fiesta de la Traslación de Santo Domingo de Guzmán, nuestro Padre fundador. Esta fiesta conmemora al cambio de sepulcro de donde fue primitivamente sepultado, a las afueras de Bolonia, hasta un nuevo féretro en la Iglesia de San Nicolás, dentro de la misma ciudad.

Santo Domingo fue enterrado primero en un lugar al aire libre, no lejos de donde había muerto. Con la creciente fama de santidad, doce años después de su muerte, los frailes quisieron hacer un mausoleo más acorde a su memoria y así honrarle. Se preparó una ceremonia para abrir el sepulcro, temiendo los frailes que el espectáculo de un cuerpo descompuesto dejaría pésima impresión en la numerosa multitud. Recordemos que estamos en plena Edad Media y asuntos tan externos como este podían tener un efecto notable en la fama de un santo.

El 24 de mayo de 1233, lunes de Pentecostés, se abrió el sepulcro. Cuenta la tradición piadosa, que en vez del olor de la descomposición del cadáver, del antiguo sepulcro subió un maravilloso olor, un perfume nunca olido, una fragancia nunca antes conocida.

Más allá de leyenda o tradición, de milagro o signo de santidad, tal aroma maravilloso se ha entendido y creído comprender dentro de la Orden como un símbolo de algo más. Dos ideas hay en torno a aquel perfume que impregnaba y se extendía entre todos los que presenciaron el traslado, que lejos de ser contradictorias, creo que dan un sentido profundo no ya sólo a aquel olor, sino a la misma identidad de Santo Domingo y de su Orden.

Primero que ese olor no era sino el olor del Evangelio, el de Cristo, que había sido el centro de la vida y misión de Domingo, varón evangélico, hombre conformado por la Buena Nueva, fraile que fue evangelio viviente para quienes con él se cruzaron. Un olor de santidad que no era sino el perfume de una vida vivida por y para la predicación de Jesucristo. Y de ahí nace realmente la segunda idea sobre esto, y es que ese perfume que impregnó y que se extendió por entre sus frailes no es sino precisamente su misma identidad, su espíritu centrado y volcado en Dios y en la predicación, identidad y misión, carisma y espíritu, que continúa en la Orden de Predicadores y en toda la Familia Dominicana que vive arrebatada por el perfume de Domingo, que no es sino el perfume del evangelio, de la misión de predicación de la Gracia de Jesucristo que es lo que quiere transmitir la misión dominicana.

Doce años estuvo Santo Domingo en su primer sepulcro hasta la Traslación que recuerda y celebra la Orden en esta fiesta. Doce años que se han visto a veces como un cierto olvido por parte de sus frailes de la persona de su fundador, como si una vez fallecido se hubieran olvidado de él… algo que muchas veces parece decirse de nosotros los dominicos, que poco hablamos de nosotros, de lo nuestro, de nuestro carisma o nuestra identidad, de nuestros santos o de Nuestro Padre… pero lejos de ser así, lejos de esa lectura simplista, esa poca presencia de lo nuestro, nuestro signos propios, nuestra identidad de forma manifiesta, se debe a que el centro está en otro lugar… somos dominicos porque somos predicadores de la Buena Nueva de Jesucristo, somos dominicos porque el evangelio se hace para nosotros camino de vida y de seguimiento de Jesús en la comunidad, el estudio, la oración, la pobreza, la libertad, la democracia, la itinerancia… somos dominicos, estoy convencido de ello, como Domingo quiso para sus frailes: abiertos al mañana, sin miedo, superando barreras y fronteras establecidas, inventado nuevas formas de ser Iglesia, somos dominicos porque el Señor Jesús es el motor de nuestra vida, nuestra misión, nuestro por qué, todo lo que somos está en la predicación integral del Evangelio, y no tanto en nuestra propio ser dominicano, si se entiende la expresión. Como Domingo, al modo de Jesús de Nazaret, supremo modelo, queremos estar los dominicos centrados no en nosotros, sino en lo que nos hace ser quienes somos, centrados fuera de nuestra propia identidad -si vale el juego de palabras- para que nuestro centro es la predicación de Jesucristo, para que nuestra identidad sea el mismo Dios Padre de Jesús de Nazaret, como lo fue de Nuestro Padre Santo Domingo de Guzmán.

Fr. Vicente Niño Orti, OP, Convento Santo Tomás de Aquino, “El Olivar”, Madrid

Tomado de: http://ser.dominicos.org/identidad-de-predicadores/la-traslacion-de-santo-domingo

Share Button

Visita de las reliquias de Santa Rosa de Lima al Monasterio de las Monjas Carmelitas de Barrios altos de Lima el 6 de Mayo.

Cuando los relojes marcaban las 10.45 am. la madres Carmelitas de Barrios altos de Lima, recibían las reliquias de Santa Rosa de Lima que iniciaba su peregrinaje por nuestra patria, al cumplirse los 400 años de su muerte.

En el atrio del templo Visita al Monasterio de las Monjas Carmelitas de Barrios altos de Lima el 6 de Mayo esperaban los fieles con sus distintivos carmelitas para ver el paso del relicario que ingresó a la clausura del monasterio para la veneración de las monjas, que la recibieron arrojando a su paso pétalos de rosas.

Tomado de la página Facebook de la Provincia San Juan Bautista del Perú.

Share Button